miércoles, 24 de noviembre de 2010

D.FRANCISCO DE ALDANA ,'EL DIVINO CAPITAN'

 
A Felipe II
por D.Francisco de Aldana

Esta seguridad, según se entiende,
mal podemos creer, pues ya se apresta,
ya, contra tus decretos, se defiende
la flamenca región, que tanto cuesta;
ya de hereje furor toda se enciende,
alza de rebelión la fiera cresta,
muéstrase toda armada la campaña
que la Schelda y la Mosa riega y baña.


Ceñida está del galo y del germano
y del pirata inglés, que tres naciones
tan fieras son, de tan valuda mano,
cuan ricas de experiencia y de invenciones;
tiene al setentrïón el oceano,
al austro el Rin, que cerca sus mojones,
fortísima de sitios y de bandos
frisones, holandeses y gelandos.

Y como en todos ellos tan conforme
hace la vecindad de inteligencia,
así podrán juntarse en uniforme
voto revocador de tu sentencia,
por do entró la mentirosa, enorme,
desvergonzada, herética cïencia,
bebida con el vino y con la furia
de la brutal germánica lujuria.


Éstos no dudo yo que dura lanza
serán y aguda espuela a los ijares
de Flandes, por cortarse la esperanza
de los iberos ser sus familiares,
después, con ella misma, la venganza
harán por arrimarse a tus pilares,
por lo cual posible es que se valga
de Mahoma el francés, cuando acá salga.

Mas dudo, ¡ay triste!, a Belgia, cuyo suelo
quiero y puedo afirmar no vanamente
haber de sangre yo, rebelde al cielo
teñido alguna vez, con ira ardiente;
otro después quedó mi frágil velo
tendido en él con húmida corriente
del mismo humor, según o mala o buena
voluntad del destino al hombre ordena.


Aquí, gran rey, es cosa convenible
enderezar tus armas, no por tierra,
que será contrastar con lo imposible,
mas prevenirte con marina guerra;
ese gran nido herético insufrible
que entre Flandes y España el paso cierra,
Anglia digo, señor, venga a tus manos
para quietud y bien de los cristianos.

Francisco de Aldana fue uno de esos quizas no tan reconocido de los poetas renacentistas Españoles .Sin embargo si  lo fue  por el mismo Lope de Vega ,el cual le dedica algunos versos y alabado por el propio Quevedo, siendo este ultimo azote de malos escritores.El lugar de su nacimiento en el año 1537 se dice que fue en la villa de Alcantara,Extremadura, lugar en donde ademas estaba enraizada toda su familia.



Su padre Antonio Villena de Aldana estaba al servicio del Gran Duque de Alba D.Alvaro Perez de Toledo ,a la sazón Virrey de Nápoles.Gracias a esto inicio su andadura poetica en la ciudad de Florencia con versos tanto en Italiano como en Español,al estudio de los mas grandes humanistas y poetas del renacimiento.Siguiendo los pasos familiares Aldana inicia a los quince años la carrera militar.Ya hemos visto, en efecto, cómo su padre era soldado de profesión, aunque la mayor parte de su carrera la desempeñó en tierras de Italia. Pero también su tío Bernardo De Aldana brilló en el oficio de las armas: , fue Maestre de Campo de Infantería Española y general de artillería, que murió sobre los Gelves y que, además, se halló en grandes cosas en servicio del Emperador en Italia, Alemania, Francia, Hungría y África.Recibe su bautismo de fuego en la famosa batalla de San Quintín, luchando contra los franceses. Con el grado de capitán, fue nombrado lugarteniente de su propio padre en la fortaleza de San Miniato, defensa clave de la ciudad de Florencia. Sin embargo, la rebelión de los Países Bajos va a significar el fin de la etapa italiana de Aldana. La dura vida militar alejará a nuestro capitán definitivamente de Florencia y de su propia familia. En efecto, el rey Felipe II va a enviar a Flandes lo más florido de las guarniciones españolas que se encontraban en Italia con el fin de sofocar la rebelión flamenca. Aldana llegará a las provincias rebeldes con los Tercios que manda don García de Toledo. Francisco de Aldana, en un principio, va a actuar como camarero del Duque de ALBA, con quien tuvo una relación confiada y estrecha y a quien admiraba como militar y guerrero. Pero además, según comunica el propio poeta en un memorial dirigido a Felipe II, participó en la campaña como capitán de infantería española... y diversas veces en Holanda gobernador de compañías así españolas como valonas y alemanas con cargo de la artillería de Vuestra Majestad en baterías que allá se ofrecieron.En 1571 es licenciado y llega por primera vez a Madrid en el momento en que se preparaba la segunda expedición contra los turcos, tras la victoria de Lepanto. Aldana se alista en el ejército de Don Juan de Austria con el importante grado de sargento mayor. Las malas condiciones meteorológicas y las disensiones entre los coaligados hicieron fracasar aquella empresa marítima, pero no hubo descanso para el soldado y poeta Aldana. En Flandes, la situación volvía a ser crítica y, desde Italia, con las tropas de socorro que llegan como refuerzo, Francisco de Aldana se incorpora nuevamente a los tercios del Duque de ALBA. Interviene, al menos, en dos acciones bien conocidas. La primera fue el sitio de Harlem en la que asistió -tomamos de nuevo las palabras de Lara Garrido- a la serie de ataques en que la porfía de unos y la obstinación de otros no cedió mientras hubo medios para sustentarse. Horrendas y espantables cosas, ejemplos de valor, de piedad, de coraje relatan los historiadores de este sitio en el que ninguno de los elementos estuvo ocioso y el frío, el trabajo, la muerte disminuía el ejército, hasta que en julio de 1573 fue alcanzada esta victoria tan trabajosa y que tanto a la nación española costó que poco menos se diera lo ganado por lo pedido.El hecho de que su amigo y protector, el Duque de Alba, sea sustituido por Luis Requesens -que lo relega a tareas menores- hacen que el viejo soldado, desengañado, solicite ser enviado a España.Sin embargo, y por causas desconocidas, aún tendrá que permanecer dos años más en los Países Bajos. Son unos momentos angustiosos para los Tercios españoles. Los soldados, a quienes no se paga con puntualidad, promueven una serie de violentos amotinamientos, y las deserciones y abandonos son constantes. Culminación de estos desórdenes fue el conocido saqueo de Amberes en 1574. Ante esta delicada situación Requesens va a utilizar a Aldana como negociador, debido al alto concepto que tenía entre la tropa.Por fin se le concede la licencia a Aldana y emprende el viaje destruido y dispuesto a abandonar la vida militar porque -según dice- el hábito de mi soldadesca ya se rompió y me será fuerza procurar otro de más siguridad. Nuestro poeta se encuentra en una encrucijada vital y atraviesa una profunda crisis existencial. Sin embargo, probablemente por influencia del Duque de ALBA, se le encarga, aunque de forma provisional, la fortaleza de San Sebastián, considerada como de primera categoría.

Pero no llega el descanso para Francisco de Aldana. El rey Don Sebastián de Portugal había solicitado ayuda a Felipe II para conquistar el norte de África (reinos de Fez y Marruecos). El monarca español, queriendo tener información de primera mano, va a encargar a Aldana una peligrosa misión de espionaje sobre dichos reinos. Así que el poeta, disfrazado de mercader judío y con la ayuda de un aventurero llamado Diego de Torres, se infiltró en aquellos territorios hostiles de donde volvió con la salud muy quebrantada pero trayendo los datos e informaciones que se le habían solicitado.

Por fin se le concede la licencia a Aldana y emprende el viaje destruido y dispuesto a abandonar la vida militar porque -según dice- el hábito de mi soldadesca ya se rompió y me será fuerza procurar otro de más siguridad. Nuestro poeta se encuentra en una encrucijada vital y atraviesa una profunda crisis existencial. Sin embargo, probablemente por influencia del Duque de ALBA, se le encarga, aunque de forma provisional, la fortaleza de San Sebastián, considerada como de primera categoría.

Pero no llega el descanso para Francisco de Aldana. El rey Don Sebastián de Portugal había solicitado ayuda a Felipe II para conquistar el norte de África (reinos de Fez y Marruecos). El monarca español, queriendo tener información de primera mano, va a encargar a Aldana una peligrosa misión de espionaje sobre dichos reinos. Así que el poeta, disfrazado de mercader judío y con la ayuda de un aventurero llamado Diego de Torres, se infiltró en aquellos territorios hostiles de donde volvió con la salud muy quebrantada pero trayendo los datos e informaciones que se le habían solicitado.

En cuanto a su vida poética Francisco de Aldana comenzó con dos referentes muy claros :el amor y el mundo mágico de la mitología clásica ,escribiendo la fabula de Faetonte,se trata de una extensa (1214 versos) y compleja recreación del mito de Faetón, hijo del Sol, que se apoderó del carro de su padre con el que estuvo a punto de provocar una catástrofe. Zeus, enojado, lo fulminó. Temáticamente, ALDANA es un poeta polifacético. Frente a la poesía de Garcilaso, mucho más reducida en cuanto a los asuntos que trata, la obra aldanesca es más variada y rica. En efecto, en la breve producción de nuestro poeta hallaremos poesía amorosa, poesía de carácter heroico-militar, poesía grave y metafísica y, finalmente, poesía hondamente religiosa. Quedan al margen poemas sueltos de variada temática, como los mitológicos o los de circunstancias.
Observando su obra desde una perspectiva general, la producción poética de Aldana que ha llegado hasta nosotros es la siguiente: cuarenta y cinco sonetos de asunto muy variado: amorosos, existenciales, de tema religioso, de circunstancias, etc. Es autor también Aldana de seis epístolas, tres de las cuales están escritas en tercetos (entre las que destacan los Tercetos escritos a un amigo y la Epístola a Arias Montano) y otras tres en verso suelto. Escribió también cartas poéticas a su hermano Cosme, a Bernardino de Mendoza, miembro importante de la corte del Duque de Alba en Bruselas y a un personaje no identificado al que da el nombre de Galiano. Dependiendo del destinatario, las epístolas pueden ser llanas y familiares o serias y reflexivas. Lógicamente, en las primeras el poeta deja entrever más su intimidad y afectos personales.

Compuso, así mismo, doce poemas completos -aparte de los que nos han llegado fragmentariamente- en octavas. Entre ellos podemos señalar algunos textos largos de contenido religioso, como el Parto de la Virgen, o El juicio final, pleno de imágenes tremendamente expresivas y realistas.

En octavas, así mismo, están escritos dos poemas muy importantes para entender la mentalidad política y la ideología de Francisco de Aldana. Se trata de las dos composiciones dirigidas a Felipe II y a don Juan de Austria. Finalmente, hay que reseñar el poema titulado Sobre el bien de la vida retirada que, aunque compuesto todavía en Italia, está ya presagiando lo que será la poesía más honda y personal de nuestro poeta. Hay que señalar, por cierto, que Aldana es uno de los autores renacentistas que con más soltura utiliza la octava que, al configurar poemas sin extensión determinada, permite estructurar el texto con absoluta libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario