miércoles, 16 de febrero de 2011

El arte de la guerra



No moverse si no hay ventaja; no usar las tropas si no es útil; no desafiar si no es crítico.
No se puede lanzar al ejército a causa de la ira personal; el general no debe iniciar un desafío a causa de su propio enfado.
Si librar batalla trae ventaja, se debe avanzar; si una batalla no trae ventaja, no se debe avanzar.
La ira puede revertirse en alegría, el enfado puede revertirse en felicidad, pero un país devastado no puede resurgir, y los muertos no pueden volver a la vida.
Entonces, un Gobernante Brillante es prudente; un Buen Líder está en guardia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario