lunes, 26 de noviembre de 2012

Memorial nacional a Hernando de Soto . Bradenton, Florida.




Memorial nacional a Hernando De Soto

El Memorial nacional De Soto, se encuentra ubicado a 8 kilómetros al oeste de Bradenton, Florida y conmemora el desembarco en 1539 de Hernando de Soto y la primera exploración organizada por los europeos en lo que hoy es el sur de los Estados Unidos.


La expedición

 En el 1514 con apenas 14 años,el extremeño Hernando De Soto se embarcó hacia el Nuevo Mundo con sus únicas posesiones: un escudo y una espada. Una vez allí, participó en el descubrimiento y la posterior conquista de nuevos territorios, tales como Honduras o Nicaragua.
Asimismo participó en expediciones en América del Sur, y llegó a entablar una conversación con el jefe del Imperio Inca, Atahualpa, convirtiéndose De Soto en el primer colonizador en dialogar con éste.
Hernando de Soto volvió a España y se documentó para futuras exploraciones en Norte América. Es en el 1536 cuando llega a La Florida con unos 600 hombres traidos desde aldeas españolas dispuestos a colonizar las tierras recién descubiertas por Cabeza de Vaca.  Por lo tanto, trajo varias toneladas de equipo distribuidos en herramientas, armas, cañones, perros, y cerdos. Además de los marineros, las naves trajeron a sacerdotes, herreros, artesanos, ingenieros, granjeros y comerciantes. Pocos de ellos habían viajado antes fuera de España, o peor aún, fuera de sus aldeas
Las tropas de De Soto no capturaron a indios para utilizarlos como trabajadores y guías, ni violaron mujeres o saquearon aldeas en busca de alimento para sus hombres y caballos .
Tras varios años de fatigas y luchas contra algunas tribus de nativos americanos, las tropas españolas estaban mermadas y desesperanzadas.
Pero el afán del incansable De Soto de descubrir nuevas tierras no cesaba. En 1541 después de atrevesar los actuales estados norteamericanos de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia y Tenessee, llegaron a Alabama.
Fue ahí dónde De Soto y sus hombres se toparon de frente con un inmenso río de abundante caudal, al cual llamaron: "Gran Río del Espíritu Santo", De Soto se convirtió así en el primer europeo en avistarlo. Éste río se trata del actual Río Missisipi, el más largo de Norte América y el cuarto más largo del planeta.
Nada más avistarlo, De Soto reclamó el río y toda su cuenca para España. Los españoles junto a De Soto dejaron de largo este río para seguir explorando nuevas tierras. Pero pronto volvieron y se establecieron cerca del gran río. De hecho fue a orillas del Missisipi en 1542, dónde
Hernando de Soto encontró la muerte. Al pensar los indios que De Soto era un ser inmortal, los españoles decidieron hundirlo en el río que él mismo descubrió, para que ningún enemigo se percatara de que había muerto.
 
El memorial

El memorial nacional fue autorizado el 11 de marzo de 1948 y al igual que con todas las áreas históricas administradas por el Servicio de Parques Nacionales, el monumento nacional fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos el 15 de octubre de 1966. Los visitantes pueden asistir a demostraciones de historia de vida, probar una pieza de armadura, o caminar por el sendero de la naturaleza a través de un paisaje costero de la Florida similar al encontrado por los conquistadores. En el centro de visitantes existen exposiciones de armaduras y objetos de la época, el teatro exhibe una película sobre la expedición de De Soto y sus repercusiones en la población nativa
americana, también existe una librería y como actividades al aire libre se pueden realizar caminatas por senderos que reproducen su estado en 1539, es posible realizar pesca y observación de aves y hacer picnic. La entrada al memorial es gratuita.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario