domingo, 22 de marzo de 2015

JUAN VAZQUEZ DE MELLA

La tiranía es una planta que sólo arraiga en el estiércol de la corrupción. Es una ley histórica que no ha tropezado con una excepción. En un pueblo moral, la atmósfera de virtud seca esa planta al brotar. Ningún pueblo moral ha tenido tiranos y ninguno corrompido ha dejado de tenerlos.
Juan Vazquez de Mella

No hay comentarios:

Publicar un comentario