jueves, 10 de diciembre de 2015

SANTA EULALIA DE MERIDA Y LA RECONQUISTA

Para hablar de la relación entre Eulalia de Mérida y la Reconquista cristiana nos tenemos que remontar a los tiempos del rey Don Pelayo, en la batalla que mantuvo con el gobernador musulmán de Gijón, Munuza.

En ella, los cristianos obtuvieron la victoria y la derrota de los árabes fue tan grande, que al lugar le dieron el nombre de "Olalla", gracias a la invocación  que hizo el monarca a la Martir en tan señalada ocasión, implorándole su celestial protección.

Otro hecho  importante que vincula a la Santa emeritense con los reyes asturianos es la que se refiere al lugar de enterramiento del héroe de la Reconquista: el rey Pelayo.

En la Crónica de Alfonso III queda plasmado que “Pelayo fue sepultado con su esposa Gaudiosa en el territorio de Cangas de Onís, en la iglesia de Santa Eulalia de Velanio o Abamia".
Esta iglesia había sido fundada por el propio Pelayo diecisiete años antes y a pesar de ser modesta, en su testamento dejó señalada a aquella iglesia bajo la advocación de la niña emeritense (a la que tantas veces se encomendaría en momentos de intranquilidad, adversidad o gratitud) como lugar de su sepultura. Actualmente los restos del rey Pelayo reposan en el Santuario de Covadonga.

Durante mucho tiempo, Eulalia no sólo fue la Patrona de la Reconquista sino también de las Españas, siendo sustituida más tarde tan sólo por un santo más guerrero, ¿adivináis quién?. Pues, nada más y nada menos que Santiago, que por aquel entonces recibió el apodo de "Matamoros" por las continuas luchas que se llevaban a cabo con los sarracenos  y que, según cuentan, en más de una ocasión echó una mano a los cristianos para ganarlas.

Entonces,¿ se peregrinaba antes a Mérida a ver a Santa Eulalia que a Santiago de Compostela?
Pues sí, ya que el hallazgo de la tumba del apóstol (S.IX) fue muy posterior al martirio de Eulalia (304 d.c) y muchos peregrinos venían atraídos por la valentía de la cristiana.